¿Requieren los conductores de vehículos de doble tracción, licencia de conducir tipo B-2?

Varios estimados suscriptores nos han consultado sobre el fundamento legal en el que algunos policías de tránsito se estarían basando para imponer elevadas multas a aquellos conductores de vehículos de doble tracción que no porten licencia de conducir tipo B-2.

Aparentemente en los últimos días, algunas personas se han visto afectadas con multas de hasta ¢286,095.00 por cuanto no portaban la Licencia tipo B-2 para conducir vehículos estilo Pathfinder, Montero, Galloper.   Sabemos incluso que en un caso, el conductor del vehículo debió esperar a que un conocido, con Licencia tipo B-2, se presentara al lugar para retirar su vehículo, toda vez que el policía de tránsito le impidió hacerlo al no contar con la licencia indicada.

Efectivamente encontramos que el artículo 69 de la Ley de Tránsito vigente, establece que la Licencia Tipo B-1 autoriza a conducir vehículos livianos de un cuarto a una y media tonelada, y la Licencia tipo B-2,  vehículos de todo peso hasta de cinco (5) toneladas.

Textualmente,   pareciera claro entonces que el parámetro para definir el tipo de Licencia a utilizar es el peso del vehículo y no el de la carga que éste pueda portar, y en ese sentido, estarían actuando amparados a Derecho, los oficiales que exigen a los conductores de vehículos de doble tracción y microbuses, cuyo peso normalmente es superior a los 1,500 kgm, la licencia B-2.

Ahora bien, si revisamos lo dispuesto en el artículo 6 del Reglamento sobre los tipos de vehículos a utilizar en la realización de exámenes prácticos para la obtención de licencias para conducir, Decreto Ejecutivo No. 22851-MOPT, encontramos que se utiliza  el término “carga útil” en lugar del concepto de “peso” incluido en el artículo 69 de la Ley de Tránsito.

Así reza, en lo que interesa, el artículo 6 del Decreto 22851-MOPT, sobre el tipo de vehículo a utilizar para la prueba práctica de manejo:

“a) Licencia Tipo B-1; vehículo con placa particular o de carga liviana (CL), cuya carga útil se encuentre comprendida entre 0 kg y 1.500 kg .
 B) Licencia tipo B-2: vehículo cuya carga útil oscile entre 1 501 kg y 5 000 kg conforme lo especificado en la tarjeta de pesos y dimensiones.”

En consulta al Ministerio de Obras Públicas y Transportes se nos indicó que si bien la redacción del artículo 69 de la Ley de Tránsito, en cuanto al parámetro que utiliza (“peso”) para la definición de la licencia que debe portar cada conductor,  es la misma desde el año 1993 cuando se promulgó la versión original de la norma, efectivamente se ha procurado, en todo este tiempo, aclarar vía Reglamento, que en realidad el parámetro para definir la licencia lo es la carga que en determinado momento pueda acarrear un vehículo y no su peso bruto.      Esa es la razón de que en el Decreto 22851-MOPT se utilice el concepto “carga útil” y no el de “peso”.

Incluso nos señalaron que estas aclaraciones debieron producirse en algún momento en que el Instituto Costarricense de Seguros, denegó la cobertura de una póliza al conductor de un Pathfinder por no portar la Licencia B-2 al momento del accidente.

Lamentablemente la situación no logra aclararse del todo, desde el punto de vista de su fundamentación legal, y – como bien lo señaló uno de los estimados suscriptores que nos escribió esta mañana- el problema es que la norma de mayor rango, y que sería la que en última instancia, tendrían que aplicar los jueces en un proceso de impugnación de una multa por un caso de éstos, es la Ley de Tránsito vigente, la cual , como vimos, es clara al establecer como parámetro para el tipo de licencia a utilizar, el peso del vehículo y no su carga.

También muy lamentable que en las múltiples reformas que se han implementado a la Ley de Tránsito en los últimos meses y las que están todavía pendientes de aprobarse en la Asamblea Legislativa, no se incluyera la revisión del artículo 69.  Tan fácil como reemplazar el término “peso” por el de “carga útil”.

En fin, sometemos el tema al comentario y opinión de todos los estimados suscriptores que deseen participar de nuestro blog.  Quizás entre todos logremos una tesis fundamentada que nos pueda servir en caso de ser detenidos por un oficial de tránsito o en caso de que resulte perjudicado alguno de nuestros clientes con la imposición de elevadas multa por no portar licencias tipo B-2 en la conducción de vehículos de doble tracción o microbuses.

Be Sociable, Share!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • LinkedIn

Master Lex no hace necesariamente suyas, las opiniones o comentarios que se publican en este foro. Se ofrece el espacio como un servicio a nuestra comunidad de suscriptores.

72 Comentarios Deja un comentario

  1. Lic. Lenin Segura #

    Sería muy importante pedir a la Jefatura de la Policía de Tránsito, que se pronuncie al respecto, pues dicha situación no parece nada lógica, y en caso de mantenerse el criterio de aplicar la multa por el peso del vehículo, debería también, poder sacarse la licencia B-2 con solo ir a hacer la prueba para licencia con un vehículo de este tipo 4×4, todo lo cual desnaturalizaría la existencia de ese tipo de licencia.

  2. Lic. Carlos Rivas/COSEVI #

    Puntualizar que el decreto ejecutivo a que se hace mención y la previsión de la Ley de Tránsito responden a dos supuestos distintos.

    El decreto norma el vehículo para hacer la prueba práctica y la ley, el tipo de licencia que se vincula a las características del automotor.

    Por lo tanto, el decreto no puede ser útil para solucionar “las confusiones” derivadas de la ley, cuando ese tampoco fue el objetivo, pues en tal caso hubiese sido un reglamento a los tipos de licencia.

    Ciertamente la norma está vigente desde el año 1993 y por razones históricas nadie había reparado en ella, cuando por aquel entonces no abundaban vehículos pesados que ficticiamente pasan por automóviles, a lo mejor sin tener las habilidades suficientes quienes los operan.

    La solución debe ser legislativa, quizás hasta estableciendo una categoría intermedia de licencia, pues no se debería otorgar una licencia B-1 para el típico automóvil, si luego se va a conducir un vehículo de características que demandan más cuidado en la conducción y que exponen a un riesgo mayor.

  3. Manrique Saborío Dorado #

    Definitivamente nos encontramos con dualidad de criterios en este asunto. A mí parecer resulta inconcebible que el MOPT no haya realizado las aclaraciones correspondientes, en virtud que hasta en sus diferentes departamentos existen diferencias. Lo que sucede no es de ahora con la aprobación de la Ley de Tránsito, por que desde siempre se ha presentado el inconveniente con los vehículos carga liviana (Placa CL), por que los inspectores de tránsito le solicitan licencia B2 a los conductores cuyos camiones no tienen piña trasera y en el Dpto. de Licencias con ese tipo de vehículos únicamente pueden obtener la licencia tipo B1. Es necesario llenar el vacío de aplicabilidad de una ley.

  4. Liz #

    Que ironia y si uno va con su 4×4 mayor a 1.5 kg no lo dejan hacer la prueba de manejo si no va en un camion de 2 piñas!
    Y estonces qué??? que hace uno si lo que maneja es un simple 4×4 y peor si es automatico!
    Lo que queda es apelar el parte

  5. Gabriela martínez #

    Me parece increíble que con tanta supuesta “revisión” que se la hecho a la Ley de Tránsito no se haya tomado en cuenta este aspecto del tipo de licencia requerida según el peso del automotor.
    Concuerdo con el comentario de que por razones históricas nadie había reparado en este aspecto de la Ley , promulgada cuando probablemente los vehículos de transporte particular , no pesaban más de 1.5 toneladas. Supongo que por esa misma razón los oficiales no aplicaban multa alguna pues se sobreentendía a todas luces que dicha norma era obsoleta….bueno y probablemente porque el rubro por dicha sanción era insignificante …pero en este momento la pena es de ¢286,095.00 y es entonces que deciden aplicar la Ley como debe ser…aquí no importa cuando fue promulgada , ni que por razones históricas nadie haya reparado en ella .
    Finalmente, que se necesite más pericia para maniobrar un vehículo 4×4 no parece del todo convincente , entonces aquellos que conduzcan vehículos deportivos o muchos de marca europeas que son capaces y de hecho están hechos para eso, para desarrollar altas velocidades , necesitarían una pericia diferente que la necesaria para conducir un “típico” automóvil

  6. Es una verdadera irresponsabilidad de los políticos de turno que entran al cosevi y al mopt a realizar labores administrativas que una situación como esta se mantenga sin definir, que irresponsables que son, que malos profesionales, que mediocremente hacen su trabajo. Esto es otro portillo que queda abierto para que los oficiales de tránsito se hagan sentir importantes y soliciten a los conductores una mordida contra una multa muy alta. Estamos en manos de verdaderos delincuentes que conocen los fallos de la ley y saben de la inercia de los jerarcas del cosevi, quienes se aprovechan. Por qué en este país no podemos ser normales, y si hay un cambio en la norma hacerlo saber por los medios de comunicación para que las personas se pongan al día??? Por qué no arreglan la cuestión y la aclaran para no encontrarnos en este estado de indefención? En los transportes turísticos tambien existe mucho abuso por parte de los oficiales de policia, detienen las microbuses con turistas, piden pasaportes, al chofer listas de pasajeros y los cupones o voucher a los clientes para ver si de verdad compraron un tour…. Si aunque ustedes no lo crean eso pasa en Costa Rica, estos corruptos lo que hacen es espantar a los visitantes con este tipo de abusos de autoridad, y si algún documento de estos que la ley no exige no es presentado bajan a la gente y la dejan en media calle. Mi tiquicia adorada, gobernada por este monton de idiotas!

  7. Lic. Jaime Rojas Fortado #

    Qué lamentable estado en el que nos encontramos!!

    Si conducir un vehículo de doble tracción “demanda más cuidado en la conducción y expone a un riesgo mayor” como lo afirma el Lic. Carlos Rivas del Cosevi, por qué razón no está así reglado en la ley ?
    Todos sabemos la razón: Ineptitud del Estado – incluyendo Diputados, Poder Ejecutivo ( COSEVI desde luego está incluido ).

    Siguen las “trampitas” para el ciudadano común y silvestre con “genialidades” descubiertas en la ley por algún “vivazo”.

    Es una lástima que existiendo tantos y tan graves problemas de tránsito, tales como lo poco utiles que son las preguntas de las pruebas teóricas para obtener licencia para conducir o peor aun, los abusos y excesos en que incurren los “examinadores” de la prueba práctica, que a mi me gustaría saber si tienen algún tipo de capacitación para tal labor, o los excesos y abusos de los taxistas que exigen en las calles el respeto a las leyes, pero solo las que les favorecen, porque la ley de tránsito simple y sencillamente para ellos no existe, prueba de ello son las paradas ilegales de taxis a vista y paciencia del Tránsito como por eje. frente al Mall San Pedro y muchos más. Los oficiales llegan los espantan como espantar moscas de un basurero y nos le hacen la multa por haber infringido la ley, quizás por miedo a la turba o sabrá Dios por qué, pero al ciudadano común, les es muy fácil hacerle “un parte de altísimo costo” por no tener licencia B2 al conducir un vehículo de doble tracción que nadie le advirtió que tenía que tener, ni el vendedor, ni la Policía de Tránsito ni nadie y que no vengan a decir “que nadie puede alegar ignoraciancia de la ley” porque esa ley de tránsito me parece que ni los mismos jueces de tránsito saben que establece hoy y menos aun el ciudadano común habida cuenta de la “tijereteada” que en forma atropellada e irresponsable le hicieron los diputados recien salidos.

    Es inaudito que una norma que data del año 93 ( POR DIOS SON CASI 20 AÑOS ) vengan ahora, que las multas estan tan altas hy desproporcionadas, a sacarlas del closet. Por qué será que no salieron con ese domingo 7 cuando la multa era baja ?

    Siguen las sorpresitas……y que siga el vacilón.. ahora les toca a los juristas debatir hasta la saciedad el mayor o menor rango de una norma legal frente a una reglamentaria, como si las normas fuesen el fin y no el medio para lograr una adecuada convivencia y paz social, fin último de un sistema de Derecho.

  8. AGL #

    Sería bueno si ustedes, como empresa de renombre en el área de leyes y Derecho, envían una nota a los diputados para que reformen el artículo 69 de una vez. Hay que aprovechar la coyuntura de que se está discutiendo esa Ley precisamente.

  9. Gonzalo #

    lo que hay es un obio error de redacción y consistencia entre leyes y reglamentos, por variar.

    si se aplica en uno de una forma y en otro en otra, y lo que prevalece es la ley, la prueba debe supeditarse a esta, caso contrario amerita un recurso de amplaro.

  10. Humberto Jiménez Sandoval #

    Sin ser penalista, si se determina que ambas normas regulan lo mismo, considero que si bien la norma superior prevalece sobre la de inferior rango, bien puede alegarse un error de Derecho, pues quien conduzca un vehículo de doble tracción con licencia B1 podría alegar que consideró que el Decreto, obviamente emitido por sujeto competente, publicado oportunamente y no cuestionado siquiera en sede judicial alguna, lo autorizaba.

    Ahora bien, sí creo que la norma legal es más lógica, pues el peligro de que alguien si la pericia debida maneje un vehículo está en función del peso del mismo, no simplemente del peso que pueda acarrear.

Deja un comentario





*