POWERED BYmaster lex

¿Requieren los conductores de vehículos de doble tracción, licencia de conducir tipo B-2?

Varios estimados suscriptores nos han consultado sobre el fundamento legal en el que algunos policías de tránsito se estarían basando para imponer elevadas multas a aquellos conductores de vehículos de doble tracción que no porten licencia de conducir tipo B-2.

Aparentemente en los últimos días, algunas personas se han visto afectadas con multas de hasta ¢286,095.00 por cuanto no portaban la Licencia tipo B-2 para conducir vehículos estilo Pathfinder, Montero, Galloper.   Sabemos incluso que en un caso, el conductor del vehículo debió esperar a que un conocido, con Licencia tipo B-2, se presentara al lugar para retirar su vehículo, toda vez que el policía de tránsito le impidió hacerlo al no contar con la licencia indicada.

Efectivamente encontramos que el artículo 69 de la Ley de Tránsito vigente, establece que la Licencia Tipo B-1 autoriza a conducir vehículos livianos de un cuarto a una y media tonelada, y la Licencia tipo B-2,  vehículos de todo peso hasta de cinco (5) toneladas.

Textualmente,   pareciera claro entonces que el parámetro para definir el tipo de Licencia a utilizar es el peso del vehículo y no el de la carga que éste pueda portar, y en ese sentido, estarían actuando amparados a Derecho, los oficiales que exigen a los conductores de vehículos de doble tracción y microbuses, cuyo peso normalmente es superior a los 1,500 kgm, la licencia B-2.

Ahora bien, si revisamos lo dispuesto en el artículo 6 del Reglamento sobre los tipos de vehículos a utilizar en la realización de exámenes prácticos para la obtención de licencias para conducir, Decreto Ejecutivo No. 22851-MOPT, encontramos que se utiliza  el término “carga útil” en lugar del concepto de “peso” incluido en el artículo 69 de la Ley de Tránsito.

Así reza, en lo que interesa, el artículo 6 del Decreto 22851-MOPT, sobre el tipo de vehículo a utilizar para la prueba práctica de manejo:

“a) Licencia Tipo B-1; vehículo con placa particular o de carga liviana (CL), cuya carga útil se encuentre comprendida entre 0 kg y 1.500 kg .
 B) Licencia tipo B-2: vehículo cuya carga útil oscile entre 1 501 kg y 5 000 kg conforme lo especificado en la tarjeta de pesos y dimensiones.”

En consulta al Ministerio de Obras Públicas y Transportes se nos indicó que si bien la redacción del artículo 69 de la Ley de Tránsito, en cuanto al parámetro que utiliza (“peso”) para la definición de la licencia que debe portar cada conductor,  es la misma desde el año 1993 cuando se promulgó la versión original de la norma, efectivamente se ha procurado, en todo este tiempo, aclarar vía Reglamento, que en realidad el parámetro para definir la licencia lo es la carga que en determinado momento pueda acarrear un vehículo y no su peso bruto.      Esa es la razón de que en el Decreto 22851-MOPT se utilice el concepto “carga útil” y no el de “peso”.

Incluso nos señalaron que estas aclaraciones debieron producirse en algún momento en que el Instituto Costarricense de Seguros, denegó la cobertura de una póliza al conductor de un Pathfinder por no portar la Licencia B-2 al momento del accidente.

Lamentablemente la situación no logra aclararse del todo, desde el punto de vista de su fundamentación legal, y – como bien lo señaló uno de los estimados suscriptores que nos escribió esta mañana- el problema es que la norma de mayor rango, y que sería la que en última instancia, tendrían que aplicar los jueces en un proceso de impugnación de una multa por un caso de éstos, es la Ley de Tránsito vigente, la cual , como vimos, es clara al establecer como parámetro para el tipo de licencia a utilizar, el peso del vehículo y no su carga.

También muy lamentable que en las múltiples reformas que se han implementado a la Ley de Tránsito en los últimos meses y las que están todavía pendientes de aprobarse en la Asamblea Legislativa, no se incluyera la revisión del artículo 69.  Tan fácil como reemplazar el término “peso” por el de “carga útil”.

En fin, sometemos el tema al comentario y opinión de todos los estimados suscriptores que deseen participar de nuestro blog.  Quizás entre todos logremos una tesis fundamentada que nos pueda servir en caso de ser detenidos por un oficial de tránsito o en caso de que resulte perjudicado alguno de nuestros clientes con la imposición de elevadas multa por no portar licencias tipo B-2 en la conducción de vehículos de doble tracción o microbuses.

Be Sociable, Share!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • LinkedIn
Lic. Silvia Pacheco. Editora General

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

7 de 72 Comentarios

  1. Lic. Danilo Barrantes A. • 12 junio, 2010

    Si el artículo 69 de la Ley de Tránsito vigente, establece que la Licencia Tipo B-1 autoriza a conducir vehículos livianos de un cuarto a una y media tonelada, y la Licencia tipo B-2, vehículos de todo peso hasta de cinco (5) toneladas; el artículo 6 del Reglamento Decreto 22851-MOPT, amplia y aclarar cuales son estos tipos de vehiculos, indicando expresamente que el vehículo a utilizar para la prueba práctica de manejo, establece que la Licencia Tipo B-1 lo será para vehículos con placa particular o de carga liviana (CL), cuya carga útil se encuentre comprendida entre 0 kg y 1.500 kg . Ahora bien por otra parte indica dicho reglamento que Licencia tipo B-2: lo sera para vehículos cuya carga útil oscile entre 1 501 kg y 5 000 kg conforme lo especificado en la tarjeta de pesos y dimensiones. Acaso con esto ultimo no se clara la situación?.

    Responder
  2. Gonzalo Alberto Carrillo • 11 junio, 2010

    Limitación a licencia B1, contradice aplicación de la Ley General de la Administración Pública.-

    En un Estado de Derecho, la ley se aplica armonizando las diversas normas que puedan contradecirse entre sí, (artículo7), por lo que para suplir la ausencia…de las disposiciones que regulan una materia, dichas fuentes tendrán rango de ley.- Esas fuentes no escritas son la costumbre, la jurisprudencia, y los principios generales.-

    Ante el yerro de los legisladores, se debe recordar que la Administración esta para servir, y no para servirse.-
    Evidentemente la B1, es el requisito para conducir vehículos con placa y uso particular, y así ha sido siempre, lo que es acorde con la costumbre administrativa desde 1.993, y desde antes de esa fecha, por lo que evidentemente tiene carácter de ley.

    Recordemos que el art. 350 del Código Penal, tipifica como delito la conducta del funcionario que dicte resoluciones contrarias a la ley o las funde en hechos falsos.- Me parece que la actitud de los inspectores que se han salido, de lo que ordena el uso y la costumbre administrativa, pretende además perturbar la paz social y la gobernabilidad del país, en inicios de una Administración, que se muestra positiva en sanear la Administración Pública.-

    Funcionarios del mismo COSEVI, que se hacen eco de actuaciones evidentemente reñidas con el ordenamiento, así como los inspectores que han actuado arbitrariamente, deberían ser sujetos de investigación para determinar si su conducta los hace merecedores de las sanciones que deberían aplicar.-

    Lic. Gonzalo A. Carrillo D.

    Responder
  3. arturo solorzano paniagua • 11 junio, 2010

    En realidad hasta apelar un parte es inconcebible, por que tenemos que ir a las burócratas oficinas de nuestro gobierno cuando el culpable es el mismo,es una injusticia,mas cuando uno no es de san José y debe trasladarse desde lejos solo para eso,quienes hayan incurrido en estos engorrosos trámites saben de que les hablo,yo por ejemplo saqué mi licencia con 4×4 y lo que me dieron fue la B1,osea, osea,tenemos no una,si no las dos manos atadas.
    Dicho sea de paso,aunque no es el mismo tema, pero también es un problema de falta de coordinación de parte del gobierno,como es posible que en la NUEVA AUTOPISTA del sol me cobren el peaje de un bus siendo mi vehículo para 12 personas y nisiquiera tiene placa de bus,cuando en la interamericana (en el peaje de Naranjo y de Alajuela) me cobran como particular,suena cómico pero hasta en el dibujo de señalización que hay antes de llegar al peaje,el cual nos indica los precios,es el de un AUTOBUS.Que Dios nos ayude con la cabezas líderes de nuestro país.

    Responder
  4. Horacio Fabres Pérez • 10 junio, 2010

    El asunto es antojadizo por la confusión de «peso» con «carga útil» o «tara», como debería llamarse. Muestra el resentimiento social de quienes no tienen un 4×4, así como pedir que se cierre la carretera a Orotina muestra el odio a la empresa privada. ¿por qué no piden el cierre de casi todas las carreteras de Costa Rica? Hay muy pocas relativamente seguras.

    Responder
  5. Luis Bolaños • 10 junio, 2010

    Buenas, quiero indicar que en mi casa hay un Geo Tracker 1996 4×2 de 4 puertas, y buscando en la web encontre la ficha tecnica del peso donde indica que es de 1217 kilogramos y la tarjeta del registro dice 1550 kilogramos que clase de control hay en esto?? revisando vi que la capacidad de soporta el vehiculo es de 1500 kilogramos !! el vehiculo es familiar , no es de carga , ni 4×4 !! se deberia usar la b2 !!

    Responder
  6. Lic.José Humberto Carrillo Mora • 09 junio, 2010

    Con todo respeto a quienes han planteado sus comentarios, muchos de ellos con gran tino, me parece que otros tantos de los mismos, no han comprendido claramente que la norma creada vía decreto en el año 93, fue concebida para regular qué vehículos deben utilizarse para la aplicación de la prueba práctica de manejo con miras a obtener la respectiva licencia de conducir, hecho que pone al administrado en franca imposibilidad de cumplir con la disposición que los brillantes exdiputados de nuestra última Asamblea Legislativa, impusieron en el artículo 69 de la recién estrenada Ley de Tránsito. Parece ser que el espíritu de la norma del artículo 6 del decreto número 22851-MOPT, es indicar cuales vehículos se deben utilizar para obtener determinada licencia y por extensión de aplicación se utilizó para determinar, por deducción lógica, qué licencias son las permitidas para utilizar determinado tipo de vehículo. El conflicto surge, al introducir en la Ley de Transito en su artículo 69 el término «peso» en lugar de «carga útil» utlizado apropiadamente en el decreto referido. Me parece importante resaltar que el decreto en cuestión no aplica ningún tipo de sanción, como erróneamente algunos han interpretado. La sanción desproporcionada por sí, la contiene la norma contemplada en la Ley de Tránsito recién aprobada, por lo que quien se alarmó por tener muchos años de conducir al margen de la ley no tiene por qué preocuparse. Es mi humilde opinión que, para solucionar el problema sería tan sencillo como que nuestros queridos señores Diputados cayeran en cuenta que se debe adoptar el término «carga útil» en el artículo 69 de la Ley de Tránsito y se acabó el enredo, pues en todo caso, esas sanciones, por más partes que expidan los señores Oficiales de Tránsito, con todo e insinuaciones incluidas…, no podrán ser aplicadas, pues como bien apuntaron varios comentaristas, no se puede conseguir una licencia B2 si se va con un vehículo 4X4, sencillamente no le permiten hacer la prueba, hecho que los señores Jueces jamás pasarán por alto, pues todos sabemos que nadie está obligado a lo imposible. En resumen es otra metida de patas de nuestros flamantes legisladores, que como siempre, sufrimos nosotros los administrados. Solución, buscar a algún asesor legislativo que le susurre a su Diputado al oido la sencilla fórmula para resolver el conflicto social que se ha desatado a causa de un término mal empleado por sus predecesores en la recién aprobada Ley de Tránsito, o bien alguno de nosotros, Abogados, por medio de nuestro querido Colegio, planteemos la iniciativa ante el Plenario Legislativo ya que la solución es relativamente sencilla y el caos que está generando desproporcionado.

    Responder
  7. Soledad Zumbado • 09 junio, 2010

    Qué va a pasar con todos los conductores que manejamos un auto 4×4 y tenemos licencia B1, si para hacer la prueba para licencia B2 no se puede llevar el 4×4? No es esto absurdo que se pida la licencia B2 para 4×4 y que sea necesario llevar un carro tipo «camión» para hacer la prueba? Los dueños de 4×4 y dueños de agencias de carros debemos pronunciarnos. A todos los perjudica.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG

*