POWERED BYmaster lex

¿Requieren los conductores de vehículos de doble tracción, licencia de conducir tipo B-2?

Varios estimados suscriptores nos han consultado sobre el fundamento legal en el que algunos policías de tránsito se estarían basando para imponer elevadas multas a aquellos conductores de vehículos de doble tracción que no porten licencia de conducir tipo B-2.

Aparentemente en los últimos días, algunas personas se han visto afectadas con multas de hasta ¢286,095.00 por cuanto no portaban la Licencia tipo B-2 para conducir vehículos estilo Pathfinder, Montero, Galloper.   Sabemos incluso que en un caso, el conductor del vehículo debió esperar a que un conocido, con Licencia tipo B-2, se presentara al lugar para retirar su vehículo, toda vez que el policía de tránsito le impidió hacerlo al no contar con la licencia indicada.

Efectivamente encontramos que el artículo 69 de la Ley de Tránsito vigente, establece que la Licencia Tipo B-1 autoriza a conducir vehículos livianos de un cuarto a una y media tonelada, y la Licencia tipo B-2,  vehículos de todo peso hasta de cinco (5) toneladas.

Textualmente,   pareciera claro entonces que el parámetro para definir el tipo de Licencia a utilizar es el peso del vehículo y no el de la carga que éste pueda portar, y en ese sentido, estarían actuando amparados a Derecho, los oficiales que exigen a los conductores de vehículos de doble tracción y microbuses, cuyo peso normalmente es superior a los 1,500 kgm, la licencia B-2.

Ahora bien, si revisamos lo dispuesto en el artículo 6 del Reglamento sobre los tipos de vehículos a utilizar en la realización de exámenes prácticos para la obtención de licencias para conducir, Decreto Ejecutivo No. 22851-MOPT, encontramos que se utiliza  el término “carga útil” en lugar del concepto de “peso” incluido en el artículo 69 de la Ley de Tránsito.

Así reza, en lo que interesa, el artículo 6 del Decreto 22851-MOPT, sobre el tipo de vehículo a utilizar para la prueba práctica de manejo:

“a) Licencia Tipo B-1; vehículo con placa particular o de carga liviana (CL), cuya carga útil se encuentre comprendida entre 0 kg y 1.500 kg .
 B) Licencia tipo B-2: vehículo cuya carga útil oscile entre 1 501 kg y 5 000 kg conforme lo especificado en la tarjeta de pesos y dimensiones.”

En consulta al Ministerio de Obras Públicas y Transportes se nos indicó que si bien la redacción del artículo 69 de la Ley de Tránsito, en cuanto al parámetro que utiliza (“peso”) para la definición de la licencia que debe portar cada conductor,  es la misma desde el año 1993 cuando se promulgó la versión original de la norma, efectivamente se ha procurado, en todo este tiempo, aclarar vía Reglamento, que en realidad el parámetro para definir la licencia lo es la carga que en determinado momento pueda acarrear un vehículo y no su peso bruto.      Esa es la razón de que en el Decreto 22851-MOPT se utilice el concepto “carga útil” y no el de “peso”.

Incluso nos señalaron que estas aclaraciones debieron producirse en algún momento en que el Instituto Costarricense de Seguros, denegó la cobertura de una póliza al conductor de un Pathfinder por no portar la Licencia B-2 al momento del accidente.

Lamentablemente la situación no logra aclararse del todo, desde el punto de vista de su fundamentación legal, y – como bien lo señaló uno de los estimados suscriptores que nos escribió esta mañana- el problema es que la norma de mayor rango, y que sería la que en última instancia, tendrían que aplicar los jueces en un proceso de impugnación de una multa por un caso de éstos, es la Ley de Tránsito vigente, la cual , como vimos, es clara al establecer como parámetro para el tipo de licencia a utilizar, el peso del vehículo y no su carga.

También muy lamentable que en las múltiples reformas que se han implementado a la Ley de Tránsito en los últimos meses y las que están todavía pendientes de aprobarse en la Asamblea Legislativa, no se incluyera la revisión del artículo 69.  Tan fácil como reemplazar el término “peso” por el de “carga útil”.

En fin, sometemos el tema al comentario y opinión de todos los estimados suscriptores que deseen participar de nuestro blog.  Quizás entre todos logremos una tesis fundamentada que nos pueda servir en caso de ser detenidos por un oficial de tránsito o en caso de que resulte perjudicado alguno de nuestros clientes con la imposición de elevadas multa por no portar licencias tipo B-2 en la conducción de vehículos de doble tracción o microbuses.

Be Sociable, Share!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • LinkedIn
Lic. Silvia Pacheco. Editora General

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

7 de 72 Comentarios

  1. Arturo • 08 junio, 2010

    Veo que hablan mucho de los vehículos 4X4, sin embargo existen muchos vehículos en el mercado costarricense que sobrepasan los 1500 Kg, por ejemplo algunos Mercedes Benz inclusive de la serie c, Toyota por ejemplo el camry entre otro. Pregunto, será que solo a lo 4X4 o todos los vehículos que superen el peso establecido?

    Responder
  2. Raymond • 08 junio, 2010

    Estamos en un paìs lleno de arbitrariedades por parte del gobierno, si embargo tambien ( y me duele decirlo) un montón de abogados que les encanta salir en t.v y le «bailan la giganta» al gobierno. Necesitamos un Presidente del Colegio de Abogados que en rueda de prensa señale este tipo de incongruencias asì como lo hace el Colegio de Ingenieros con las malas vìas de este país.

    Responder
  3. Lic Ricardo Calvo • 08 junio, 2010

    Si bien es cierto la ley de Tránsito es la de mayor rango frente al Decreto no está de más que la Autoridad Judicial pueda utilizar la racionalidad, las reglas de la sana crítica así como establecido en el artículo 10 del Código Civil que indica:
    «Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de ellas.»
    Como podrá observarse existen instrumentos jurídicos para obtener una respuesta lógica, racional y correcta de parte de nuestras autoridades judiciales y también administrativas.

    Ya de hecho existe una carta recién enviada por la Dirección General de Educación Vial – la cual envio por separado – donde se instruye al Director de la Policia de Tránsito para que a su vez inste a sus oficiales de abstenerse de expedir boletas por este motivo dando una explicación jurídica basada en el decreto 22860-MOPT de 1997. Esperamos que sea acatada.

    LIC RICARDO CALVO G. carne 2.930

    Responder
  4. Johann • 08 junio, 2010

    Me parece que es una verdadera burla lo que estos señores del gobierno estan haciendo con todos los costarricenses, como es posible que gente asi guie este país y que no analicen las consecuencias de los actos que juntos hacen en esa «Asamblea Legistalativa» me gustaria saber quienes de todos estos «Diputados» andan en un 4×4 y no tienen su licencia B-2 me gustaria ver a un oficial de transito a las afueras de la asamblea pidiendo licencias de todos los diputados que salen en esos carros del año y 4×4…..Ahhhh pero no lo hacen porque la mayoria de los puestos de mando de este país estan cobijados con la misma cobija y por eso entre ellos no se tocan.
    Que verdadera verguenza de verdad lo que esta pasando con estas leyes que no se piensan solo se escriben…!!!!!

    Responder
  5. Humberto Jiménez Sandoval • 08 junio, 2010

    Sin ser penalista, si se determina que ambas normas regulan lo mismo, considero que si bien la norma superior prevalece sobre la de inferior rango, bien puede alegarse un error de Derecho, pues quien conduzca un vehículo de doble tracción con licencia B1 podría alegar que consideró que el Decreto, obviamente emitido por sujeto competente, publicado oportunamente y no cuestionado siquiera en sede judicial alguna, lo autorizaba.

    Ahora bien, sí creo que la norma legal es más lógica, pues el peligro de que alguien si la pericia debida maneje un vehículo está en función del peso del mismo, no simplemente del peso que pueda acarrear.

    Responder
  6. Gonzalo • 08 junio, 2010

    lo que hay es un obio error de redacción y consistencia entre leyes y reglamentos, por variar.

    si se aplica en uno de una forma y en otro en otra, y lo que prevalece es la ley, la prueba debe supeditarse a esta, caso contrario amerita un recurso de amplaro.

    Responder
  7. AGL • 08 junio, 2010

    Sería bueno si ustedes, como empresa de renombre en el área de leyes y Derecho, envían una nota a los diputados para que reformen el artículo 69 de una vez. Hay que aprovechar la coyuntura de que se está discutiendo esa Ley precisamente.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG

*