POWERED BYmaster lex

Del cambio de jornadas, horarios y descansos

Con la debida autorización nos permitimos retransmitir a continuación otro interesante comentario preparado por el Dr. Alfonso Carro, especialista en Derecho del Trabajo.

————————————————————————————————————————————————————————-

«Nuestro Código de Trabajo no contiene disposiciones expresas o reglas claras para los empresarios y trabajadores, que les permitan entender los límites al poder de dirección de aquellos, y al deber de obediencia de estos en los casos concretos del día a día de la producción y el trabajo.

Sin embargo, con el tiempo los Tribunales de Justicia se han ido encargando, sobre la base de la solución de caso por caso, de ir estableciendo esos criterios, que son los que manejamos quienes nos especializamos en temas laborales.

Por supuesto que esta falta de claridad de nuestra legislación, deviene en muchos conflictos y diferencias, que igualmente serán a ser resueltas por jueces especializados, pero a un gran costo para las partes, el Estado y para la sociedad en general. Convertir en litigios las controversias y diferencias no es la mejor solución para este tipo de conflictos, ya lo hemos dicho en varias oportunidades en esta columna.

Por eso insisto en escribir semana a semana esta columna; para desarrollar con palabras más o menos entendibles, muchos de esos criterios que no están en la ley.

Lo primero es entender que la jornada de trabajo y el horario son diferentes conceptos. La jornada de trabajo es la cantidad de horas que cada trabajador labora en el día y en la semana. Existe la jornada diurna ordinaria, que tiene un límite de ocho horas cada día y cuarenta y ocho a la semana; la jornada nocturna ordinaria, que tiene un límite de seis horas cada día, y treinta y seis a la semana; y la mixta ordinaria, que tiene un límite de siete horas cada día, y cuarenta y dos por semana. Hablo de jornadas ordinarias, porque se pagan sencillo; si la jornada de un trabajador excede esos límites ordinarios para cada día, se debe pagar por jornada extraordinaria, que es el equivalente a 1.5 veces lo que se paga la hora ordinaria. Así, hay jornadas ordinarias de ocho horas, seis horas y siete horas por día.

El horario es en cambio cómo se distribuyen en el día natural las horas de mi jornada. Mi horario es de 8:00 a.m. a 5:00 pm con una hora de almuerzo. Mi jornada es diurna de ocho horas.

Los empleadores tienen dentro de sus potestades la de dirección, y los trabajadores tienen dentro de sus obligaciones la obediencia. Los primeros pueden variar unilateralmente el contrato de trabajo, pero siempre que no se varíen partes esenciales del mismo. Sin embargo, el poder de dirección no puede ejercerse antojadizamente imponiendo cambios unilaterales al contrato de trabajo, sino que tiene que obedecer a razones de empresa. Esto constituye un límite al poder de dirección que tiene consecuencias muy graves en la práctica. El acoso laboral, por ejemplo, normalmente se produce a través de un irregular uso del poder de dirección, mediante órdenes que no tienen razón de empresa, pero esto quedará para otra columna. Razón de empresa quiere decir que el negocio, cualquiera que sea su giro, exige que se hagan esos cambios, para lograr mejores resultados, o competitividad.

El segundo límite lo constituye la otra cara de la moneda: siempre que al trabajador no se le produzca un daño demostrable, pueden modificarse condiciones no esenciales del contrato de trabajo unilateralmente. Normalmente el empleador puede variar el horario de sus empleados, pero hay que tomar en cuenta que una variación en el horario puede significar una variación en la jornada, y ésta es un elemento esencial del contrato de trabajo.

Si al trabajador con el horario de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., el patrono le varía el horario de 10:00 a.m. a 7:00 p.m. con una razón de empresa, y sin que se le produzca un daño grave,- como por ejemplo, que el cambio le impida continuar estudiando-, puede hacerlo legalmente, aún que el trabajador no esté de acuerdo.

Sin embargo, si al mismo trabajador se le exige que su nuevo horario será de 2:00 p.m. a 11:00 p.m., no sólo se le está variando el horario sino también la jornada, porque está pasando de una jornada diurna ordinaria de ocho horas por día, a una mixta cuyo máximo es de siete horas por día. En este caso, aun cuando se le reconozca una hora extraordinaria, haya una razón de empresa, y no se le cause daño al trabajador, la variación no puede ser unilateral.

El cambio horario y de la jornada también puede tener implicaciones en el día de descanso semanal. Esto produce muchos desacuerdos, sobre todo cuando estamos frente a jornadas rotativas, cuando los trabajadores tienen varios roles durante el mes, es decir, se distribuyen los días de trabajo de manera distinta cada semana.

Sobre este punto existe un criterio jurisprudencial bastante desconocido, que obliga a que entre cambio de turno y el nuevo turno, deben existir al menos veinticuatro horas de descanso absoluto, que se deben contabilizar de las doce de la noche del día de descanso, hasta las doce de la noche del día siguiente. Es un día natural de descanso semanal absoluto por cada semana laborada. En la práctica, esto significan más de veinticuatro horas.

Cambios en la jornada también lo constituyen cuando se pasa de trabajar cinco días a la semana en jornada acumulativa semanal, a trabajar adicionalmente los sábados la mitad del día; igualmente cambio en la jornada es cuando se le exige a un trabajador laborar en vez de cuarenta y cuatro horas semanales, el máximo de cuarenta y ocho horas. Por lo general, estos cambios no pueden ser unilaterales.»

 (Artículo del Dr, Alfonso Carro escrito para CRHOY OPINION.   El Dr. Carro es abogado y notario público graduado de la Universidad de Costa Rica. Miembro del Bufete Central Law Quirós Abogados.  Especialización en Derecho del Trabajo, Universidad de Salamanca, España. Maestría en Ciencias del Análisis y Resolución de Conflictos, Nova Southeastern University, Florida, EE.UU. )

Be Sociable, Share!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • LinkedIn
Lic. Silvia Pacheco. Editora General

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

12 de 18 Comentarios

  1. Kika • 21 mayo, 2014

    Hola ,quisiera saber si mi empleador tiene algún derecho de molestarme fuera de mi horario labora y de oficina . Porque la verdad esto se hace insoportable. Geacias

    Responder
    • Lic. Silvia Pacheco. Editora General • 21 mayo, 2014

      Solamente si se puesto es el de un empleado de confianza podría ser que exista algún tipo de obligación de su parte de brindar ese servicio fuera del horario del resto de la compañía u oficina. Pero si su cargo no puede considerarse como la de un empleado de confianza, entonces definitivamente hace mal su empleador en requerir su trabajo fuera de la jornada pactada. Sobre la definición de EMPLEADO DE CONFIANZA nos permitimos copiar a continuación lo que dispone el art. 143 del Código de Trabajo: Artículo 143.- Quedarán excluidos de la limitación de la jornada de trabajo los gerentes, administradores, apoderados y todos aquellos empleados que trabajan sin fiscalización superior inmediata; los trabajadores que ocupan puesto de confianza; los agentes comisionistas y empleados similares que no cumplan su cometido en el local del establecimiento; los que desempeñan funciones discontinuas o que requieran su sola presencia; y las personas que realizan labores que por su indudable naturaleza no están sometidas a jornada de trabajo.
      Sin embargo, estas personas no estarán obligadas a permanecer más de doce horas diarias en su trabajo y tendrán derecho, dentro de esa jornada, a un descanso mínimo de una hora y media.

      (*) El presente artículo ha sido reformado mediante Ley No. 2378 de 29 de septiembre de 1960.

      Responder
  2. Alfonso Carro • 08 diciembre, 2013

    Estimada Michelle, cuando es jornada continua el descanso para almuerzo de media hora se encuentra dentro de las ocho horas incluido; precisamente la diferencia con la jornada discontinua es que la hora de almuerzo es tiempo que no se computa como laboral, de manera que se laboran efectivamente ocho horas sin contar la hora de almuerzo.

    Responder
  3. michelle garcia • 07 diciembre, 2013

    Por favor aclarar: Cuando la jornada es continua, es 1/2 hora de almuerzo, cuando no es continua, es una hora, la duda es esa hora se cuenta dentro de las 8 horas diarias laboradas????????????» ejemplo: si la entrada es a las 8 a.m., y el almuerzo de 12 a 1 de la tarde a que hora debo de salir para cumplir las 8 horas, gracias, tema excelente,

    Responder
  4. Jonathan García Quesada • 04 diciembre, 2013

    Muy buenos días tengan todos/as.

    El Dr. Alfonso Carro mencionó en su comentario, y cito textual: » Existe la jornada diurna ordinaria, que tiene un límite de ocho horas cada día y cuarenta y ocho a la semana; la jornada nocturna ordinaria, que tiene un límite de seis horas cada día, y treinta y seis a la semana; y la mixta ordinaria, que tiene un límite de siete horas cada día, y cuarenta y dos por semana. Hablo de jornadas ordinarias, porque se pagan sencillo; si la jornada de un trabajador excede esos límites ordinarios para cada día, se debe pagar por jornada extraordinaria, que es el equivalente a 1.5 veces lo que se paga la hora ordinaria» Esos límites señalados por la normativa nacional son un «techo», esto quiere decir que las partes pueden pactar jornadas con un número de horas menor, por ejemplo, una jornada diurna ordinaria de cinco (5) horas por día. ¿Qué pasa si el trabajador, laboró seis (6) horas, esa hora de más es extraordinaria, o no lo es por encontrarse dentro del límite legal (8)?

    Responder
    • Alfonso Carro • 04 diciembre, 2013

      En estricto sentido debiera pagarse como hora extraordinaria, porque la jornada ordinaria convencional es de cinco horas.

      Responder
  5. Glenda Abarca • 04 diciembre, 2013

    En relación a este tema mi horario de trabajo es de lunes a viernes de 8am a 5pm, con 1 hora de almuerzo desde hace ya casi dos años de mi contratación, de unos días para acá mi empleador me ha estado diciendo que ella puede variar eso ya que no cumplo con las 48 horas laborales de ley, esto ella no lo puede variar según lo que usted comenta, si fuera así yo podría romper el vinculo laborar con goce de liquidación y responsabilidad laborar verdad? ya que si en efecto se diera el cambio habría que hacer un contrato nuevo si yo aceptara?
    Quedo pendiente de su respuesta,
    Muchas gracias,
    Saludos.

    Responder
    • Alfonso Carro • 04 diciembre, 2013

      Estimada Glenda: Le recomiendo no tomar a la ligera el tema, porque siempre existen matices. Efectivamente usted tiene una jornada de 40 horas por semana convencional, es decir, eso dice su contrato, o aunque no lo diga, esa es la realidad de su contrato. Aumentar el número de horas de la jornada de manera ulilateral es un uso abusivo del ius variandi en la mayoría de los casos. Ahora bien, si el empleador va a aumentar el # de horas de la jornada, tiene una necesidad de empresa, va a reconocerle esas horas y usted no sufre daños demostrables, la situación puede cambiar.

      Responder
  6. Vilma Cordero Benavides • 03 diciembre, 2013

    Gracias por su aporte don Alfonso usted podría darnos el dato para tener acceso a ese criterio jurisprudencial sobre el descanso de las 24 horas entre cambio de turnos. gracias

    Responder
    • Alfonso Carro • 04 diciembre, 2013

      Estimada Vilma, le ruego que me lo recuerde el lunes porque esa jurisprudencia la tengo en alguna parte pero recién me pasé de oficina y estoy de locos. Gracias

      Responder
      • Armandos Casas • 02 diciembre, 2017

        Eso viene del pronunciamiento DAJ-AE-304-13 del 21 de noviembre del 2013 en el cual especifica que deben de ser 36 horas, es decir el descanso entre una jornada diaria y otra mas el día de descanso 24 horas lo cual suma 36 horas

        Responder
  7. Jiménez • 03 diciembre, 2013

    Muchas gracias por su aporte.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG

*