POWERED BYmaster lex

Historias de Protocolo X: Reportes de la DNN a la Tributación (I PARTE)

El Dr. Herman Mora nos facilita esta semana, una nueva entrega de su colección de Historias del Protocolo.

——————————-

«Estimados amigos,

No sé de dónde vendrá este término tan costarricense, pero seguramente la palabra «volado»  quiere decir esa información pequeña o corta, de mucha utilidad que se «lanza al aire”… digo yo. Bueno, la cosa es que cuando iniciamos este blog, de lo que se trataba era de dar “volados”, consejos, sugerencias, o como dicen ahora: “tips” (¿Vendrá de la expresión en ingles propina?) relacionados con el ejercicio notarial.

El caso es que siempre he tratado de dar alguna recomendación,  solución o criterio. En lo que procedo a exponer a continuación, solo puedo ofrecerles una advertencia, un gigantesco S.O.S.

Transcribo literalmente el siguiente extracto, tomado del reporte que la DNN elaboró al concluir la fiscalización de la notaría de un colega:

«SOBRE COMUNICACIÓN A LA AUTORIDAD COMPETENTE DE LA DIRECCIÓN GENERAL DE TRIBUTACIÓN

En el mismo orden de ideas se dispone procedente poner en conocimiento del Ministerio de Hacienda, Dirección General de Tributación, para que proceda conforme al ámbito de su competencia a efectos de que revise las actuaciones del notario fiscalizado acerca de la situación que se confirmo y se detalló en los hechos probados relevantes.» 

La Dirección Nacional de Notariado da parte a Hacienda del caso concreto de este colega, al considerar que podrían existir irregularidades en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y pago de impuestos.

De lo que he podido observar, causa de este tipo de reportes a Hacienda lo constituye la práctica  de muchos notarios de indicar en sus escrituras que no les han sido cancelados los gastos y honorarios por las partes. Práctica que el propio Código Notarial acoge en su artículo 167,  con el objeto de que el notario pueda eximirse de responsabilidad en la inscripción del documento; no es lógico dar recibos sin haber percibido suma alguna, pero debiendo advertirse expresamente  en el propio instrumento público.

A diferencia de los colegas que consideran que este proceder de la DNN es escandaloso, debo discrepar. Para mí, era algo que se veía venir. La verdad que como ente encriptado dentro de la Administración Pública, la práctica de denunciar alguna irregularidad,  no me sorprende. Sin embargo, pienso que la DNN, como ente encargado del control notarial, debería preocuparse por los grandes defraudadores.

Por su especial naturaleza, la carga de la prueba le corresponde al Notario, si no cobramos honorarios podría ser que no tengamos que reportarlos ni “tributarlos”, no deberíamos en principio pagar impuestos sobre una renta que no se generó. Sin embargo, la Ley Notarial nos exige cobrar un mínimo, so pena de sanción (143 inciso f del Código Notarial).

No puedo, como les decía al inicio, darles un consejo universal, ya que cada caso es un mundo. Cada situación de un cliente que llega a nuestra notaría tendría que ser estudiada en forma particular, aunque desde el punto de vista procesal, cuento con mis estrategias.   Cumplo con advertir por ahora, por dónde vienen los balazos. En la próxima entrega les haré llegar más volados sobre este tema.

Saludos que tengan una linda tarde y no piensen en la Selección Nacional… es una novia ingrata. Herman Mora.»

Be Sociable, Share!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • LinkedIn
Dr. Herman Mora Vargas

Experto en Derecho Notarial. Coredactor del Código Notarial. Redactor del Libro Manual de Derecho Notarial. Miembro de la Academia Notarial Americana. Profesor universitario en varias universidades de América Latina. Master Lex no hace necesariamente suyas, las opiniones o comentarios que se publican en este foro. Ofrecemos el espacio como un servicio a nuestra comunidad de suscriptores. No se admiten comentarios contrarios a las leyes o injuriosos. Nos reservamos el derecho de eliminar aquéllos que consideremos inapropiados, así como de editar o eliminar cualquier documento, información u otro componente que aparezca en esta publicación. La veracidad de la información es responsabilidad de las fuentes citadas.

4 de 12 Comentarios

  1. Melvin • 11 junio, 2016

    No sabía si escribir esto aquí o en el artículo recién colgado sobre «Notarios…..fiscales….no tienen impedimento para protocolizar»; si gustan lo pueden replicar también en el otro comentario. Sobre el Voto 6002-2015 que comenta don Herman, me parece que en alguna oportunidad yo había escrito algo al respecto, y al igual que con el Voto 2205-2014 (de sobra decir, de acatamiento obligatorio y cumplimiento erga omnes nos guste o no y aunque nos cause dolor e incomodidad), sobre el que tantas veces he dicho que marca un antes y un después en el requisito de «Ser de buena conducta» exigido desde tiempos inmemoriales para el Notario -en la vida pública y privada-, el Voto 6002-2015 como también lo habría dicho, vuelve la Sala a marcar un antes y un después con excelsa rigurosidad y formalidad respecto del Notario y de la función pública notarial y de la fe pública del Estado ejercida por medio de los Notarios. Observando y leyendo cuidadosamente el Voto de la Sala y los Votos que allí se relacionan, se puede contextualizar que la Sala es muy puntual sobre el régimen de sujeción especial al que está sometido este personaje de la sociedad (Notario) y sobre la especialísima naturaleza jurídica de la función pública notarial y la fe pública; no es para menos, son pilares fundamentales y piedra angular de la seguridad jurídica. Desde mi perspectiva es claro que la Sala Constitucional se sale y desborda de la ligereza que deviene del marco estricto de la literalidad de la norma del artículo 7 inciso c) del Código Notarial (legalidad) y convierte la norma y prohibición de un numerus clausus a un numerus apertus. Creo que solo es cuestión de tiempo para que el órgano jurisdiccional disciplinario notarial reconsidere, y empiece a dar un giro radical a la jurisprudencia notarial. Es claro que para la Sala Constitucional, por antonomasia la objetividad y la imparcialidad son principios Supremos que rigen la función del Notario, y están por encima de la legalidad-literalidad misma, y en el tanto la sola mínima duda surja sobre la afectación a esos principios, estén o no dentro del marco literal de la norma y en virtud de la supremacía de los referidos principios, surge entonces indefectiblemente el impedimento para el Notario. En resumen, es claro que a partir del Voto 6002-2015, ningún parentesco puede vincular o asociar al notario con el acto o contrato, y resulta absolutamente impropio e irregular forzar la interpretación de la norma con elementos o aspectos que justifiquen o propicien la posibilidad de autorización u otorgamiento del acto o contrato cuando exista algún parentesco, sea o no de los que literalmente dicta la norma, no solo porque contraviene la esencia misma de la disposición de la Sala Constitucional sino porque contraviene los principios de carácter supra-legal que rigen la función pública notarial y la fe pública: imparcialidad y objetividad. Por prudencia, como lo he dicho y lo sigo predicando en la academia, como dicen en «tiquizia», «no se la jueguen», cuando surja la mínima duda sobre si el Notario ¿puede o no puede?, mejor que no pueda; recordemos que en materia penal no rige en la valoración de las pruebas las mismas reglas civiles y notariales, y cuando surja algún conflicto penal sobre el documento notarial, de poco o de nada le va a servir al Notario la taxatividad de la norma o directriz notarial de naturaleza disciplinaria, frente a los elementos y componentes volitivos de la Teoría del Delito-Tipo Penal, para cuya valoración el Juez Penal tiene en forma palmaria un modo muy distinto para valorar, reprochar y juzgar.

    Responder
  2. Herman Mora • 10 junio, 2016

    Muy buenos los aportes de los compañeros que se han pronunciado. Muy interesante la apreciación de don Allan Garro, y don Melvin como siempre acucioso, exacto. Muy interesante las ultimas vivencias del amigo Jota…
    En otro tipo de casos nos hemos enfrentado, con el criterio de la Sala constitucional (como el que se trascribe) con apreciaciones como la que externa Melvi, referentes a la menguada libertad del notario, dada la especial naturaleza de la función.
    Veamos.
    Exp: 15-003832-0007-CO
    Res. Nº 2015006002
    SALA CONSTITUCIONAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las nueve horas cinco minutos del veintinueve de abril de dos mil quince .
    Este Tribunal ha sostenido, reiteradamente, que, el notariado es una función pública que se realiza de manera privada (véase entre otras, la sentencia Nº 2006-014008 de las 9:46 hrs. de 22 de septiembre de 2006). Por su naturaleza jurídica, esta función debe ejercerse dentro de las potestades y limitaciones que el ordenamiento jurídico dispone y le corresponde al Estado, a través de los mecanismos que considere adecuados, velar por el adecuado cumplimiento de los deberes y obligaciones de los notarios. Lo anterior, precisamente, justifica que el Estado regule y supervise su ejercicio mediante el cumplimiento de algunos requisitos y la imposición de algunas incompatibilidades y prohibiciones, entre las que destaca la impugnada, dado que la imparcialidad requerida por parte de los notarios y notarias exige, como en caso de los jueces, su separación y abstención en asuntos en los que haya relaciones de parentesco cercanas, que comprometan la función pública que ejercen.
    Esta ultima una gentileza de la Licda Silvia Pacheco. Los dejo con dicha reflexión. Y muchas gracias.

    Responder
  3. jotatajo • 10 junio, 2016

    Si vamos a hacer una ayuda a algún tercero, emitamos el recibo timbrado y lo sumamos a la ayuda que se hace, sino como dicen por mi pueblo «quería hacer una carita y me salio un sapo»

    Responder
  4. jotatajo • 10 junio, 2016

    Hola a todos, claro que muchas veces a uno le tocan los sentimientos ciertos casos, pero los de tributación como que eso no les interesa mucho, si bien es cierto bajo el riesgo de la competencia desleal en algunos casos o en todos, como ocurre con ciertos notarios, se puede rebajar o dejar de cobrar los honorarios, a tributación eso no le va a importar y ellos van a exigir su parte, caso que no se emita recibo, caemos en falta, a pesar de nuestras buenas intenciones.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG

*