POWERED BYmaster lex

Prohibiciones del art. 7 del Código Notarial

De las prohibiciones del art. 7 del Código Notarial, las reguladas en el inciso c) son quizás las que más dudas e incumplimientos han generado en la comunidad notarial.

Lo transcribimos a continuación para su mejor conocimiento:

Artículo 7.- Prohibiciones

Prohíbese al notario público:  (…)

c) Autorizar actos o contratos en los cuales tengan interés el notario, alguno de los intérpretes o los testigos instrumentales, sus respectivos cónyuges o convivientes, ascendientes, descendientes, hermanos, tíos o sobrinos por consanguinidad o afinidad. Se entenderá que ese interés existe en los actos o contratos concernientes a personas jurídicas o entidades en las cuales el notario, sus padres, cónyuge o conviviente, hijos y hermanos por consanguinidad o afinidad, tengan o ejerzan cargos como directores, gerentes, administradores o representantes legales.

Después de la publicación  en este blog de la nota sobre los requisitos que estableció  la Dirección General de Tributación para las autenticaciones de firma, y el hecho de que mientras a los abogados se les permite “autenticar sus propias firmas”, a los notarios no se les concede tal prerrogativa, surgió la inquietud por confirmar si sigue  vigente el  acuerdo 2015-016-012 del Consejo Superior Notarial que expresamente había establecido lo siguiente:

“f) No existe prohibición para que el notario autentique su propia firma en los documentos privados suscritos en su condición de ciudadano, de conformidad con los artículos 6, 34, 36 y 111 del Código Notarial”    (Ver al respecto la siguiente nota)

En abril del año pasado, el Consejo Superior Notarial tomó el acuerdo  número  2017-012-013 mediante el cual  estableció:

“a) Tener por concluida la revisión de acuerdos 2015-016-011 y 2017-001-014, ambos relacionados con el artículo 7, inciso c) del Código Notarial.

b) Dejar sin efecto cualquier otro pronunciamiento previo al acuerdo 2017-001-014, que tenga relación con el tema indicado en el inciso anterior.”  (Subrayado no es del original) 

Concretamente el acuerdo 2015-016-011 mencionado, tiene que ver con la posibilidad de los notarios, cuando fungen como fiscales de una sociedad anónima, de protocolizar actas de esa persona jurídica.

Por su parte, el acuerdo 2017-001-014  estableció lo siguiente:

“Determinar que la prohibición que regula la norma del artículo 7 inciso c) del Código Notarial es absoluta, y no está condicionada al tipo de acto o contrato que se lleve a cabo, y además dicha norma es taxativa y aplicable, también en todos los casos, a los nexos por consaguinidad  y por afinidad.”

Elevamos esta semana consulta al Consejo Superior Notarial para que nos aclare el correcto alcance que habría que darle a esa derogatoria de todos los “pronunciamientos previos” emitidos en relación al inciso c) del art. 7 .

Aparte de las dos “excepciones” ya comentadas , a saber la autenticación del notario de su propia firma y la protocolización de actas de sociedades en las que funja como fiscal,  resulta sumamente importante confirmar si seguiría vigente la interpretación jurisprudencial que hace años había sostenido la posibilidad para los notarios de certificar asientos de sociedades pertenecientes a familiares, al considerarse que se trata de un acto de mera constatación, en el que no media acuerdo de partes.

En cuanto dispongamos de la respuesta por parte del CSN, la comunicaremos de inmediato por este medio.

Be Sociable, Share!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • LinkedIn
Lic. Silvia Pacheco. Editora General

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

3 de 3 Comentarios

  1. Andrea Ovares • 15 Marzo, 2018

    Estimada Licenciada Silvia, le agradezco mucho si se puede aclarar si el Notario Público puede protocolizar un acta de asamblea de una sociedad o condominio por ejemplo, en donde los apoderados que se nombren tengan grado de consanguinidad con el Notario. Esto lo pregunto porque al protocolizar se da fe con vista en un acta. Gracias!

    Responder
    • Lic. Silvia Pacheco. Editora General • 15 Marzo, 2018

      Estimada doña Andrea, Sabemos que algunos colegas han considerado que así como se les permite certificar asientos de sociedades pertenecientes a familiares, igualmente podrían protocolizar actas de esas mismas sociedades, al tratarse también de actos de mera constatación, en los que no media voluntad de las partes. Sin embargo, ante la existencia de estos acuerdos recientes de la DNN, así como el voto de la Sala Constitucional número 6002-2015 de fecha 29 de abril del 2015 (que nos comenta “Plenitud Notarial” en su acertada participación en este blog), consideramos que hasta tanto no exista una respuesta del Consejo Superior Notarial, es mejor abstenerse de realizar estas protocolizaciones o certificaciones de familiares.

      Responder
  2. Plenitud Notarial • 14 Marzo, 2018

    A partir del Voto 6002-2015 de fecha 29 de abril del 2015 emitido por la Sala Constitucional, de por demás decirlo, vinculante erga omnes, la jurisprudencia notarial debía dar un giro de 360 grados (espero lo haya aplicado) a la desdichada interpretación que alguna vez adoptó para el artículo 7 inciso c) del Código Notarial, abriendo la posibilidad de ciertas actuaciones notariales en que involucre parientes del notario o en el que el notario mismo sea partícipe como vigilante de las sociedades.
    El Consejo Superior Notarial con los Acuerdos 2017-012-013 y 2017-001-014 solamente procedió a atender lo dispuesto por la Sala Constitucional ordenando el desorden que desafortunadamente se habría gestado en detrimento de la génesis de la función notarial como delegación Estatal de una potestad pública que a la postre estaba degradando y debilitando la actuación del notario.
    Parafraseando ligeramente el Voto 6002-2015 de la Sala y sobre la base de algo de hermenéutica, se puede entender que el notario está bajo un régimen de sujeción especial en cuya función debe prevalecer y privar una absoluta independencia y objetividad; en este orden, lo enunciado por el artículo 7 inciso c) del Código Notarial es solamente una base, sin que constituya un numerus clausus, esto es, el notario debe separarse y abstenerse en asuntos en los que haya relaciones de parentesco cercanas, que comprometan la función pública que ejerce, sea éstas las enumeradas en el artículo 7 inciso c ibídem o cualesquiera otra.
    El Consejo Superior Notarial es consecuente con la Sala, y estimo que en este orden atinadamente ha procedido.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG

*