POWERED BYmaster lex

Acuerdo del CSN sobre responsabilidad del Notario y la publicidad registral

El Consejo Superior Notarial realiza un completo análisis de un caso en el que la responsabilidad del Notario dependerá de si cierta información constaba o no en la publicidad registral de previo al otorgamiento del acto.

El texto completo del acuerdo se publicó esta semana en La Gaceta. Lo puede ver haciendo clic a continuación:     Acuerdo CSN

Nos permitimos transcribir de manera sucinta la consulta formulada por  la Licenciada Irina Delgado Saborío, Procuradora de la Notaría del Estado y la respuesta brindada por el CSN.

—————————

“¿Puede surgir responsabilidad para un Notario que protocolice la sentencia de un proceso de expropiación en la que se determina el justiprecio y se ordena inscribir un lote o terreno a nombre del Estado, cuyo propietario registral en la actualidad, no es el mismo administrado contra el cual se siguió el proceso de expropiación, ya que en el ínterin entre el dictado de la sentencia y la protocolización de piezas, el terreno fue traspasado?”

(…)

De conformidad con el análisis normativo supra expuesto, la consulta hecha tiene dos posibles respuestas, de acuerdo con los siguientes supuestos:

a. Consta en la publicidad registral, previo a la protocolización por la notaría del Estado, anotación provisional.

Según lo analizado, si en su oportunidad, se anotaron en el Registro Inmobiliario, la resolución de declaratoria de interés público y el proceso expropiatorio y consta en la publicidad registral tal circunstancia, encontrándose además vigente esas anotaciones al momento en que se adquiere el inmueble, por parte del propietario “actual”, significa que este propietario “actual”, conocía al momento previo a la adquisición del inmueble de la existencia de un procedimiento de expropiación, que podía resultar en la adquisición por parte del Estado de ese inmueble y por lo tanto, si este es el caso, la notaría del Estado, está en la obligación de otorgar el acto o contrato respectivo, con el fin de que el inmueble sea inscrito a favor de la institución del Estado.

b. No consta ninguna anotación provisional en la publicidad registral, previo a la protocolización por la notaría del Estado.

Según lo analizado, si no constaba en el Registro Inmobiliario la anotación de resolución de declaratoria de interés público y el proceso expropiatorio al momento en que se adquiere el inmueble, o si las mismas no se encontraban vigentes al momento de la adquisición por parte del propietario “actual”, significa que este propietario “actual”, desconocía la existencia de un procedimiento de expropiación, que podía resultar en la adquisición por parte del Estado de ese inmueble y por lo tanto, si este es el caso, la notaría del Estado, está impedida para protocolizar las piezas respectivas, de conformidad con el artículo 7 inciso d) del Código Notarial, dado que ese propietario “actual” se considera tercero registral, por haber adquirido al amparo de la publicidad registral, de buena fe, a título oneroso y además tiene debidamente inscrito su derecho con prioridad al derecho del Estado. En este caso el notario que bajo este supuesto otorgue una protocolización para inscribir la propiedad a nombre del Estado, es responsable de todas las consecuencias derivadas por la no inscripción y por lo tanto, la eventual carencia de eficacia jurídica que pueda derivarse del acto realizado por la notaría.”

Be Sociable, Share!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • LinkedIn
Lic. Silvia Pacheco. Editora General

Abogada y notaria. Especialista en administración de bases de datos de información jurídica, investigaciones jurisprudenciales y editora de contenidos legales. Consultora en proyectos de informática jurídica en la región centroamericana. Colaboradora del sitio www.leylaboral.com Encargada de la administración y actualización de Master Lex Cálculos Legales: timbres, honorarios profesionales, patentes, prestaciones laborales y otros. Moderadora del blog www.puntojuridico.com

3 de 3 Comentarios

  1. Lic Ricardo Calvo • 25 Marzo, 2019

    Extraigo de ese acuerdo que no existe obligación del Notario de hacer un estudio histórico de la propiedad tal como en algunos casos se dejó entrever, ya que en este caso pudo darse que el Notario hiciera el estudio histórico y notara que existían anotaciones de expropiación pero como estaban eliminadas y solo constaban en el histórico, realizó la escritura sin problema y es correcto. Basta solo constatar la información que arroje la CONSULTA.

    Responder
  2. Federico Mata • 25 Marzo, 2019

    A esta situación bien se le puede aplicar la conocida frase de Peter Drucker “no hay nada más absurdo que hacer perfectamente algo que no sirve para nada”. En este caso es obvio que el expropiado de mala fe traspasó el inmueble para evadir una sentencia judicial, por lo tanto la prioridad debe ser hacer cumplir la sentencia (y con ello el bien común) y no emprenderla contra el notario.

    Responder
  3. Plenitud Notarial • 21 Marzo, 2019

    Este Acuerdo ha sido publicado en folios finales del Alcance 62 de La Gaceta del 20 de marzo del 2019. El CSN puntualiza y reafirma la obligación del Notario de tener absoluta certeza de inscribir con prontitud el instrumento que autoriza. La jurisprudencia del Tribunal Notarial ha sido conteste en calificar como ineficaz el instrumento que no se pueda inscribir. Se reafirma entonces la nulidad absoluta instrumental del instrumento publico ineficaz, es decir, para el tema que interesa, el que no se puede inscribir; esto existe desde tiempos inmemoriales, más claramente con los artículos 126.d y 7.d del Código Notarial. Entonces ningún Notario puede autorizar un instrumento que no tiene la certeza que se pueda inscribir, y con prontitud. Así entonces, instrumentos sobre vehículos o inmuebles que tengan documentos anotados antes que imposibiliten la inscripción, no se deben autorizar, porque no se podrán inscribir. Habrá que integrar y amalgamar estas ordenanzas notariales con la posibilidad legal de que los documentos caducan registralmente a los 3 meses o al año, según sea el defecto, es decir, el Notario tiene 3 meses o 1 año para corregir el documento, pero esto sería solo respecto del primer documento en orden de presentación, porque los demás no debieron haberse autorizado porque su posibilidad de inscripción es incierta. Será acaso una nueva era y una oportunidad de oro para depurar al Registro de miles o millones de documentos que no se pueden inscribir porque les “estorban” otros que están antes? Será acaso una nueva era y una oportunidad de oro para acentuar el principio de orden y cuidado en la actuación notarial?

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG

*