POWERED BYmaster lex

Sociedades civiles vs sociedades mercantiles

Con la entrada en vigencia de la polémica Ley de Impuesto a las Personas Jurídicas en marzo de 2011, muchos notarios empezaron a recomendar a sus clientes la utilización de sociedades civiles para la inscripción de sus bienes muebles e inmuebles, en razón de encontrarse, precisamente, exoneradas del pago de dicho tributo.

Aunque las sociedades mercantiles llevan implícito el desarrollo de una actividad lucrativa, tradicionalmente también se les ha dado un uso tendiente a la mera tenencia y protección de bienes familiares, de privacidad del patrimonio y hasta de simplificación de procesos sucesorios. Desde este punto de vista es válido cuestionarse si existen otras figuras legales, tales como las sociedades civiles, que se adapten mejor a los fines indicados, sobre todo ahora que se declaró la inconstitucionalidad del impuesto a las personas jurídicas.

Sobre este tema agradecemos los siguientes comentarios del Lic. Fernán Pacheco y que transcribimos a continuación para el conocimiento de todos los interesados:

———————————–

«Las sociedades civiles se centran mucho más que las mercantiles en aspectos personales de los socios, lo cual repercute en temas de responsabilidad y de designación y remoción de representantes, disolución de la sociedad, etc.

Las siguientes son algunas de esas regulaciones que el Código Civil otorga a las sociedades civiles, que en mi opinión representan diferencias importantes que deben ser consideradas para cada caso pues se apartan de los beneficios que ofrecen las sociedades mercantiles, entiéndase sociedades anónimas y de responsabilidad limitada.  Lo anterior a pesar de que es posible mitigar, a través de una cuidadosa redacción de sus estatutos, los efectos de algunas de dichas disposiciones normativas. Pareciera, sin embargo, que la naturaleza “civil” de la sociedad termina imponiéndose y obstaculizando los propósitos que buscan los propietarios de bienes muebles e inmuebles.

»En las sociedades civiles, la participación de los socios en las pérdidas o ganancias depende del aporte que hubiera realizado cada uno, lo cual no es siempre tan fácil de establecer dado que dichos aportes pueden ser en dinero efectivo, créditos, bienes, etc. Por el contrario, en las compañías mercantiles, las acciones o cuotas acreditan la condición de socio, haciendo más fácil la distribución de pérdidas y ganancias con lo cual se evitan los conflictos relativos a cuánto ha sido efectivamente aportado por cada socio, como ocurre en las sociedades civiles. (Artículo 1201, 1202 y 1203 Código Civil).

»Las modificaciones de los estatutos en las sociedades civiles deben ser aprobadas por unanimidad, lo cual hace que muchas veces sea imposible lograr dichas reformas, aún cuando la mayoría esté de acuerdo en introducirlas. En las sociedades mercantiles, el principio es que “la mayoría manda”. (Art. 1204 del C.C.)

» Además resulta complicado para efecto de las votaciones, la determinación de cuántos votos corresponden a cada socio:  “Si no se hubiere estipulado otra cosa, los votos se computan en proporción a los capitales, contándose el menor capital por un voto, y fijándose el número de votos de cada uno de los demás socios por el cociente del capital respectivo por el capital menor. El residuo que excediere de la mitad del divisor constituirá también un voto.” (Art. 1204)

» En las sociedades civiles, el representante legal –llamado administrador- solamente puede renunciar o ser removido por causa justa (como si la relación fuera laboral). Además se exige que sea socio.

“El socio constituido administrador por el contrato social no puede renunciar su cargo sino por causa prevista en el acto constitutivo, o unánimemente aceptada como bastante. Tampoco podrá ser removido de su cargo, sino en los casos previstos por el contrato en el cual se le confió la administración, o por una causa grave, y se tendrá por tal la que lo haga indigno de confianza o incapaz de administrar útilmente. Cualquiera de los socios podrá exigir la remoción, justificando la causa. Si la renuncia o remoción se hiciere por causa que no fuere de las especificadas en este artículo, termina la sociedad.” (Artículo 1209 del Código Civil )

En las sociedades mercantiles, pueden ser removidos en cualquier momento y por cualquier razón, siempre que el 51% de los accionistas esté de acuerdo.

»Por otra parte, las facultades del “socio administrador” deben quedar taxativamente establecidas en su mandato, pues …. “en lo que éste callare se entenderá que no les es permitido contraer a nombre de la sociedad otras obligaciones ni hacer otras adquisiciones o enajenaciones que las comprendidas en el giro ordinario de ella.” (Art. 1214 del Código Civil)

» En la sociedad civil se requiere también del acuerdo unánime para la admisión de nuevos socios. Las compañías mercantiles son más flexibles a este respecto, especialmente las sociedades anónimas pues permiten la transferencia de las acciones sin la aprobación de los restantes socios. (Artículo 1226 Código Civil).

»Además es mayor la responsabilidad personal de los socios frente a los demás socios y de todos en relación con los actos de la compañía (Artículos 1220 -1231 y 1232 – 1236 del Código Civil)

»La sociedad civil entra en liquidación con la muerte o renuncia de los socios a menos que expresamente se hubiere establecido en los estatutos la posibilidad de continuar entre los socios sobrevivientes. También expira la sociedad por la incapacidad sobreviniente o la insolvencia de uno de los socios (1242, 1246).

Sea cual fuera la estructura que mejor se adapte a los intereses en cada caso, es importante tomar en consideración que nuestra legislación ofrece la flexibilidad de que las sociedades civiles se transformen en mercantiles y viceversa, lo cual implica un mero cambio de estatutos y no un traspaso de bienes, esto según está previsto en el artículo 225 del Código de Comercio:

“Cualquier sociedad civil o comercial, podrá transformarse en una sociedad de otra especie mediante la reforma de su escritura social, para que cumpla todos los requisitos que la ley señala para el nuevo tipo de sociedad en que va a transformarse. La transformación no eximirá a los socios de las responsabilidades inherentes a las operaciones efectuadas con anterioridad a ella, que se mantendrán en la misma forma que contempla la ley para los casos de liquidación. El nombre o razón social deberá adecuarse de manera que cumpla con los requisitos legales respectivos.  El activo y el pasivo continuarán asumidos por la compañía y podrá seguirse la misma contabilidad, con sólo que el Departamento de Legalización de Libros de la Tributación Directa, consigne en los libros la transformación producida.” 

Be Sociable, Share!
  • Twitter
  • Facebook
  • email
  • Google Reader
  • LinkedIn
Fernán Pacheco A.

Socio del bufete Facio & Cañas por 25 años, actualmente con una práctica independiente. Ha enfocado su labor profesional al ejercicio del notariado, en especial en el campo de las transacciones inmobiliarias con énfasis en materia de condominios. fernanpacheco@hotmail.com

9 de 22 Comentarios

  1. Jose Valverde P • 18 febrero, 2017

    Hola! Tengo una sociedad civil, y ahora requiero más bien una SA, puedo convertir la SC en SA?

    Responder
    • Lic. Silvia Pacheco. Editora General • 18 febrero, 2017

      Efectivamente es posible convertir una sociedad civil en una sociedad mercantil como la sociedad anónima. Los socios tendrían que otorgar una escritura en la que transforman la sociedad con aprobación de los estatutos correspondientes más el pago de los timbres de inscripción que según ese tipo de persona jurídica, deban cancelarse.

      Responder
    • ALLAN GARRO • 16 junio, 2017

      Vea el numeral 225 Cód Comercio expresamente cita que una sociedad civil o comercial se puede transformar en una de otra especie. Saludos.

      Responder
  2. ALLAN GARRO • 06 abril, 2015

    Me parece que en cierta forma está quedando una sensación de que constituir una Sociedad Civil es algo ilegal y lo cierto es que NO LO ES. Es un tipo de sociedad más y si es factible inscribirla es porque forma parte del ordenamiento jurídico costarricense. Claro que existe un deber notarial de asesorar a los clientes de la mejor forma y por eso se debe valorar cada caso concreto. Casualmente hace varios meses se publicó un artículo al respecto en el periódico http://www.amcostarica.com donde llegaron dos comentarios de colegas uno indicando que «eso no existe» y el otro diciendo que la «Sociedad Civil» pertenecía al ámbito del Derecho de Familia (equiparado al concepto de Sociedad de Hecho) no pudiendo registrarse como persona jurídica independiente. En tal sentido se procedió a enviarles una certificación digital de personería jurídica tanto de constitución de una sociedad civil como de transformación de una S.A. a Sociedad Civil y el punto se aclaró y seguido se recibió respuesta de agradecimiento. Más bien yo reitero al agradecimiento a don Fernán por traer este tema a discusión pues es así como se mejora el conocimiento general de todos nosotros.

    Responder
  3. CLASSIFIED • 05 abril, 2015

    Bueno sería una lectura de los Lineamientos Deontológicos del Notariado Costarricense, repasar los principios del notariado y los regímenes sancionatorios en el Código Notarial, para evitar caer en un notariado que brinde un indebida asesoría y servicio que no representa la realidad jurídica sino que pretende una realidad ficticia con fines impropios o ilegales: evasión fiscal, distracción de bienes, evasión de acreedores, etc. En la abogacía digamos que «se vale», pero en el notariado son absolutamente irregulares las MARRULLERÍAS; recordemos que la función notarial es una función del Estado, delegada en particulares, es una función pública potestad estatal delega, «munera pública», derivada de la soberanía del Estado, y NADIE espera un Estado haciendo marrullerías por medio de sus delegatarios funcionales.

    Responder
  4. Fernán Pacheco • 19 marzo, 2015

    Muy interesante los inconvenientes prácticos -llámese bancos- que debe conllevar el uso de una sociedad civil que menciona el Lic. Garro. Sobre el tema de la responsabilidad, me parece que efectivamente, el artículo 1235 es claro que los socios responden personalmente frente a terceros por las obligaciones de la sociedad, pero no hay artículo en el sentido contrario, a saber, que la sociedad responde por las obligaciones de los socios. Definitivamente muchos institutos han evolucionado desde que se promulgó nuestro ancestral Código Civil en 1887.

    Responder
  5. Esequias Lobo • 19 marzo, 2015

    Con la explicación que da el estimado colega Pacheco, nos deja mas que claro, que las sociedades Civiles no tienen el mismo auge que las sociedades mercantiles, y es por esa razón que ante el cliente se le debe explicar claramente el comentario que hace nuestro apreciado colega, y así evitar una denuncia ante la DNN o incluso ante el Juzgado Notarial, por un cliente que se sienta insatisfecho creyendo que todo funciona igual, y luego pretenda demostrar que fue mal asesorado por el Notario. Muchas Gracias Licdo. Pacheco por esta excelente aclaración.

    Responder
  6. Allan Garro Navarro • 19 marzo, 2015

    Buenas tardes. Qué bien que se hayan referido a este tema. Aunque yo no las he recomendado a clientes si tengo un par de estas sociedades en lo personal. Sobre el tema de la responsabilidad de los socios lo que entiendo es que es unidireccional o sea si la sociedad causa daños a terceros los socios pueden ser responsables en lo personal, pero si los socios en lo personal ocasionan un daño a terceros no afecta la sociedad. Quisiera saber la opinion de don Fernán o de cualquier otro colega al respecto.

    Otro par de aspectos de importancia es que el Código Civil dispone que la insolvencia de la sociedad causa su disolución por lo que es riesgoso operar negocios con ella, además de que a nivel de instituciones públicas es una figura poco conocida y tratar de abrir cuentas bancarias o similares puede volverse tortuoso; más el hecho de que para «protocolizar» sus acuerdos no existe número de legalización de libros ni libros legalizados, por lo que tales acuerdos deben asentarse en «libros privados» de la sociedad y con base en ellos se da fe notarial de los cambios a protocolizarse.
    Saludos cordiales.

    Responder
  7. JOSE JUAN SANCHEZ CH • 19 marzo, 2015

    El problema con las del Codigo Civil es que como es tan viejo: 1988, su diseño es menos dinámico y versatil comparado con las del CoCo a las que además les operan las figuras y herramientas de los demás libros del CoCo como los títulos valores, los libros y los aspectos generales.

    Responder

Dejar un comentario
PAUTAS PARA PARTICIPAR EN ESTE BLOG

*